¿Merece la pena pensar en la virtualización para implementar nuestros nuevos servidores? Te lo contamos